dilluns, 26 març de 2012

¿Esplendor en la hierba?. Anda ya...!!!


Hoy, mientras paseaba por la campiña  en compañía de Guix, repasaba mentalmente las noticias que acababa de engullir mientras desayunaba. Pensaba en lo mal que lo deben estar pasando algunos que ya se veían cómodamente apoltronados en Andalucía y que van a tener que buscarse la vida. Pensaba también en el pobre tesorero de los conservadores británicos que ha tenido que dimitir por un supuesto tráfico de influencias. Por asociación de ideas pensaba en cómo desde el poder se trabaja escrupulosamente para reducir la tasa de desempleo, especialmente entre familiares y allegados. Recordaba aquellos brindis al sol de los mandatarios mundiales cuando hablaban en el 2009 y 2010 de refundar el capitalismo. Reflexionaba sobre las ventajas de tener una banca sólida, a golpe de fusión subvencionada y a costa de bloquear hasta la eternidad los ahorros preferentes de unos cuantos millones de jubilados y gentes de buena fe. Estoy encantado con esa huelga general del jueves 29 que se vaticina como un fracaso y que me produce úlcera duodenal cuando pienso en el descrédito de unos sindicatos "a la sopaboba" que se han quedado en el siglo XIX. Leo con pesar lo mal que lo pasa la gente, sin empleo, sin ingresos, sin casa, sin horizontes. Compruebo con estupor que Obama propone una reducción del armamento nuclear, ese mismo que podría acabar con la humanidad varios centenares de miles de veces, mientras en su país discuten aún sobre la reforma sanitaria y los republicanos buscan desesperadamente un candidato que les permita hacer un ridículo espantoso en las próximas elecciones. He visto al Santo Padre con sombrero de charro mexicano y se me ha volcado el café (yo para estas cosas soy muy sensible), al tiempo que mi poca fe (ninguna, vaya) saltaba hecha pedazos cuando leo que ahora se va a Cuba. Y respecto al congreso de CDC, pues qué quieres que te diga… En fin, que todo es muy confuso.
Seguramente en 1944 la cosa estaba mucho peor. La sensación que uno tiene es que aprendemos poco de los errores y de nuestra estupidez como especie. Eso me hace caer inevitablemente en la melancolía. Una melancolía British, pero melancolía al fin y al cabo.
Luego ves a Madonna con 53 años imposibles y envidiables y se te caen al suelo. Efectivamente, no hay nada que hacer.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...