dijous, 19 abril de 2012

Un palet, un estante, un armario sin puerta

En este caso se trataba de hacer un pequeño mueblecito aprovechando un extraño palet del que ya habíamos cortado una parte para hacer el especiero del que hablamos hace unas semanas. Debo decir que el proceso fue muy sencillo ya que habíamos pensado mucho en ello antes de ponernos manos a la obra.


CORTAR Y PEGAR - Cortamos un par de maderitas sobrantes y cambiamos de lugar un par de listones para dejar uno de los lados completamente abierto. El resto de la estructura se respetó porque era precisamente lo que queríamos. Para proteger cada estante y evitar que los botes pudiesen caer añadimos unos listones de la misma madera que nos sobraban de otros palets. Debo decir que respetamos los arañazos, clavos y agujeros que presentaba la madera. Por nuestra parte colaboramos utilizando clavos de “gran cilindrada” sobrantes de otros proyectos, para asegurar  la solidez de la estructura.


MALLA DE GALLINERO - Queríamos que los laterales estuviesen abiertos y así se dejaron. También queríamos utilizar malla de gallinero para que la pieza tuviese un inconfundible look rústico. Al principio pensamos en ponerla en la parte trasera y también en los laterales, pero en el último momento desestimamos poner en los laterales por una cuestión estética. Sobre todo  porque no veíamos la manera de poner la malla sin que el resultado se viese chapucero, así de claro. Por esa razón sólo hay malla en la parte trasera. La malla es fácil de cortar con unas recias tijeras de cortar metal. La sujetamos con unas buenas grapas a la trasera y listo. Para evitar que la malla tocase en la pared añadimos a ambos lados unas varetas de unos 2 cm de ancho y 0,8 mm de grueso. Con esto la pieza quedó lista para aplicar el tinte y el barniz.


LAVAR Y MARCAR – Aplicar el Reparador es cuestión de paciencia, especialmente en una estructura con tantos rincones como ésta. Para aplicarlo recomiendo utilizar trapos de algodón de camisetas viejas o papel de cocina. Para los rincones de difícil acceso, un pincelito común. Normalmente comienzo con una primera capa de tono claro. Lo dejo una media hora y limpio bien la madera. Aplico una segunda mano de tono oscuro y repito la operación. El color ya es casi como yo quiero, así que lo dejo estar hasta el día siguiente. Luego la cosa está en limpiar la pieza a fondo del sobrante de aceite y dejarlo todo limpio y a punto para el acabado con barniz acrílico mate. Con dos pasadas de barniz es suficiente. El acrílico se seca enseguida y en un par de horas podemos aplicar una segunda mano.  
Ayer tarde lo colgamos en la cocina y luce tan bien como podéis ver en las fotos.


Y así fue como un mueblecito que debía servir para guardar algunas cosas de Guix-Guixi ha terminado albergando los envases de frutos secos. Esto quiere decir que tendré que hacer algún otro trasto para guardar las cosas del petit. En fin, qué le vamos a hacer.





Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...