diumenge, 21 d’abril de 2013

Las medias verdades

     

     Nunca quisieron explicarte qué ocurrió con aquel noviete de tia Feli, un guapo anarquista que amaneció asesinado en la playa. Todos daban por hecho que habían sido sus propios compañeros, pero la cosa nunca se aclaró. Alguna vez, eso sí, te mascullaron entre dientes algo sobre un ajuste de cuentas por unos celos podridos de un antiguo novio de tu tía. También te contaron que la Feli lo había matado porque la quería abandonar, y eso no. Así que se lo cargó una tarde con un viejo pistolón del abuelo. Ese pistolón que, por cierto, buscaron en los registros una y otra vez y que la abuela se encondía en la faja, en donde nadie se atrevía a meter el hocico. Pero volviendo al infeliz, lo encontraron  muerto con un tiro en la espalda, alto y rubio como en la copla, con los ojos abiertos y azules en espera de un amanecer que para él nunca llegó.
     Tú, sin embargo, como en los melodramas de la Metro, lo enviaste a cruzar la frontera en busca de otros amaneceres y lo hacías en Francia, sacrificándose por la libertad, luchando con la Resistencia. O lo veías feliz y casado con una robusta campesina francesa, rodeado de hijos. Y te lo imaginabas treinta años después, regresando, cruzando de nuevo la frontera para reencontrase con aquel viejo amor de juventud. ¿Qué podían decirse dos viejos amantes después de tanto tiempo? Poco. O nada. A lo sumo se leerían en el mapa de sus arrugas la historia de lo que no fue porque así lo quiso el cochino destino. Se emocionarían, seguro. Llorarían, un poco. Se preguntarían por los amigos, por la familia. Recordarían algún momento, un gesto, una esquina, aquella calle, un perfume, ¿recuerdas? Y luego él se marcharía, ya para siempre, poniendo el lazo triste a aquella historia. En el momento del adiós se volvería para mirar por última vez a aquella mujer agrietada por el desamor, trabajada por el trabajo y por el no esperar nada de la vida, día a día, todos los día de su vida hasta su muerte. No quedaba ya nada que decirse, tan sólo mirarse a los ojos en una caricia final de despedida. ¿Para qué preguntar por qué no escribiste en todos estos años? Ni una sola vez, ni una sola palabra, nada... Yo te habría seguido. ¿Estás segura? Demasiado tarde para preguntas que ya no esperaban respuestas. Y demasiado rencor por aquella maldita guerra que les arrebató a ambos una vida entera.
     Un guapo anarquista amaneció muerto en la playa. Dijeron que Durruti había venido al entierro y que había tanta, tanta gente que los guardias de asalto se tuvieron que marchar acojonados.

diumenge, 14 d’abril de 2013

Magdalenes de xocolata amb un toc de taronja


En aquesta entrada no us explicaré res més que la recepta. Així, directament. Aquestes magdalenes estan tan i tan bones que es mereixen que els hi dediquem tota l'atenció. He preparat moltes magdalenes de xocolata però mai, mai, mai n'havia tastat unes de tan bones. Us ho dic de veritat, si sou addictes a la xocolata les heu de provar...i si no ho sou també! A més, són facilíssimes de fer pel que, de veritat, que no hi ha excusa possible per no preparar-les i gaudir al màxim del seu sabor intens a xocolata i el seu aroma a taronja. Esteu a punt?

Magdalenes de xocolata amb un toc de taronja
(12 magdalenes)

80gr de iogurt natural
60ml de suc de taronja natural
La pela ratllada d'una taronja
2 ous
32gr de sucre vainillat
100gr de sucre
220gr de farina
2 culleradetes de llevat químic (tipus Royal)
40gr de cacau en pols
60gr de xocolata negra trinxada a trossets petits
50gr de mantega fosa i deixada refredar


1.- Preescalfar el forn a 175ºC.
2.- Mesclar en un bol tots els ingredients humits: el iogurt, el suc de taronja, la pela de taronja, els ous i la mantega fosa. Barrejar bé amb les varilles elèctriques.
3.- En un altre bol barrejar tots els ingredients secs: la farina, els dos tipus de sucre, el llevat, el cacau en pols i la xocolata trossejada. Remenar bé amb unes varilles manuals.
4.- Incorporar els ingredients secs en tres vegades al bol dels ingredients humits i mesclar bé amb l'ajuda de les varilles elèctriques.
5.- Preparar un motlle de 12 magdalenes amb els seus respectius paperets (o motlles de silicona) i repartir la mescla uniformement.
6.- Enfornar durant 25 minuts. Comprovar amb un escuradents que estan ben cuites, retirar del forn i deixar refredar sobre una reixeta.

Feu-me cas i prepareu-les, de veritat. I un cop ho hagueu fet veniu a visitar-nos i expliqueu-nos què us han semblat. Podríem fundar el club dels amants de les magdalenes de xocolata amb un toc de taronja!
Ah! I a la propera entrada us explicarem un conte!

dilluns, 1 d’abril de 2013

La feina d'una padrina


Quatre ratlles per fer-vos saber que la mona que he regalat aquest any a la meva fillola, la Mariona (dreta) ha sigut de sara de mora. Sí, ho heu llegit bé. Sembla ser que el seu color preferit és el lila i, per aquest motiu, em va demanar que li preparés un pastís d'aquest color. Al final ho vàrem aconseguir amb mores naturals que nosaltres mateixos vàrem collir l'estiu passat i que encara ens duren perfectament congelades, i una mica d'almívar.

He de dir, també, que aquesta mona ha sigut molt especial. El dia abans de posar-nos a preparar-la la Mariona i la Mònica (esquerra) ens vàren venir a visitar i es van oferir a venir a casa a ajudar-me a fer-la. I així va ser! Vaig comptar amb la inestimable ajuda de dues pastisseres molt aplicades i el resultat ha estat espectacular i deliciós. D'això se'n diu treball en equip!!

Mariona i Mònica, quan preparem la propera?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...